Viajar, instagram y ver más allá del mural – Monumental Callao

Viajar, instagram y ver más allá del mural – Monumental Callao

No soy de entrar a criticar a influencers, ni a cosas que se retratan en una sola imagen o tweet porque muchas veces hay mucha más información o hay una idea más desarrollada detrás que no cabe en una sola imagen o en 280 caracteres. Sin embargo, hay unas fotos que ha posteado @gotzonmantuliz que me han removido bastante como para escribir.

Su instagram es: Noa (su perra), activismo por la naturaleza, deporte y viajes. Lo que me gusta de él, aparte de que hace fotos muy bonitas de sus viajes y con la perra, es que parece mandar un mensaje más allá del postureo. Especialmente en cuanto a conciencia medio-ambiental, aprovechando sus viajes para visibilizar los estragos de la contaminación y del turismo no responsable, y también promover el respeto hacia los animales.

Hace unos días anunció que se iba a Perú de viaje (junto con otros instagramers a lo que no sigo ni voy a entrar en eso). Perú, ese país con el que yo siento tanta conexión emocional. Y yo estaba expectante para ver a través de sus ojos, que retratan tan bonito el mundo, lo que nos enseñaba de Perú.

Sus primeras insta-stories han sido en la isla de San Lorenzo, frente a La Punta de Callao. Y yo pensé “qué realidad más distinta muestra él de la que yo vi”. Mientras enseña cómo se baña con leones marinos y ve pelícanos, recuerdo que en esa playa, en esas costas he visto a menores drogarse y buscar en la basura, he escuchado "balaseras". Los Barracones, el lugar donde se organizan las mafias y el narcotráfico de todo el país. Está claro que es una realidad diferente. No pasa nada. Él ha ido a viajar y a disfrutar, y cuando lo hacemos no siempre palpamos la realidad del país o la ciudad. No pasa nada, es entendible. Yo también lo he hecho.

Pero lo que me removió de verdad es cuando retrató Monumental Callao, una iniciativa artística llevada a cabo en la zona límite entre La Punta, zona segura, y el Callao, concretamente los Barracones o zona Sur; la zona más peligrosa de todo el Perú. Dicha iniciativa, ya promovida en muchos otros lugares para sitios donde se combina la criminalidad, la pobreza y la violencia, tiene como objetivo conseguir un cambio social a través de lo artístico (ojo a la gentrificación, que eso también tiene para debatir). Hacerlo más bonito, promover iniciativas culturales, darle vida, llamar a la población a visitarla, etc. De hecho, ha subido unas fotos hermosas de los murales bajo el mensaje de “Un barrio que está emergiendo a través del Street Art” y como cierre: “Visita obligatoria”.

       

      

Yo recuerdo pasear por ahí con cierto miedo, con la precaución de vivir en Callao y saber cuál es la situación del barrio (de hecho cerca de ahí me intentaron agredir). Ir por calles perdiendo el rumbo embobados con los graffitis y que la gente de la zona te aconsejara que no sacaras la cámara o que fueras por otras calles. Porque sí, Monumental Callao es esto:

Fotos por Germix

Pero también es esto, todo lo que él reduce a un simple "está emergiendo":

Como he dicho al principio, no quiero poner el foco en él, porque quiero pensar que tiene un análisis más allá de las fotos que ha colgado. Ni quiero hacer un linchamiento como ha pasado con otrxs influencers. Lo que me ha hecho escribir este post es que si estás hablando de que se está recuperando un barrio a través de ésta súper iniciativa llamada Monumental Callao, no estaría mal hablar de cuál es esa situación social y cuál es esa realidad que pretenden mejorar. Porque es muy muy dura. Lo sé porque me lo han contado y siguen contando la gente de allí, lo sé porque he vivido y trabajado ahí. Y me niego a pensar que no la ha visto estando a dos calles de ahí.

Aquí es donde traigo la reflexión, para mí la primera, porque yo también lo he hecho cuando he viajado. Y me refiero a ir más allá. El no quedarnos solo en la foto, en lo bonito, en los colores, sino en conocer las culturas, conocer a las personas, conocer de verdad los sitios que vemos y su historia.

Una reflexión sobre cómo viajamos. Seguramente, después de ver estas insta-stories, ¿a quién no le apetecería visitarlo también? Y más con él “visita obligatoria” - recomendado por un influencer. Y después de esto, posiblemente vaya gente y vea el museo, y vea las actividades que ahí se hacen y los murales y les encanten. Y se queden con eso, con esa imagen, sin saber por qué se ha promovido esa iniciativa, porque el Callao necesita que se invierta en su realidad social. Y pasarán de La Punta a Miraflores sin ver más allá, siendo una etapa más del camino del viaje turístico a Perú.

Nos quedamos en la superficie y desde luego eso significa Instagram y los influencers muchas veces. Pero estas redes sociales también son denuncia, también son visibilización, también es remover. También hay personas que utilizan ese altavoz que se les ha dado para hablar. Pues bueno, usémoslo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *