Lo N-O-R-M-A-L es…

Lo N-O-R-M-A-L es…

Muchas veces he oído en terapia eso de "yo lo único que quiero es ser normal". NO-RRR-MALL. Pronunciando la R con fuerza. Pero ¿qué es ser normal?

Precisamente de esa preocupación y de ese sentimiento de querer seguir la norma es de donde derivan muchos malestares emocionales y sociales. Encajar en una definición, seguir a la mayoría, hacer lo que se presupone que tenemos que hacer, marcar cierta diferencia por ser original, pero no demasiado… En definitiva, no ser marcados como un bicho raro o una excepción. Y cuando nuestro "yo real" no está dentro de ese "yo normativo" por cualquier razón, se produce una penalización (al menos por parte de la sociedad) que nos recuerda que estás fuera. FUERA. Fuera del grupo, fuera de la sociedad, fuera de tus iguales. Fuera porque hay algo mal en ti. Lo cual repercute en la autoestima, en el sentido de pertenencia y en el yo en sí mismo.

Según la RAE normal significa:

  1. Dicho de una cosa: Que se halla en su estado natural.
  2. Habitual u ordinario.
  3. Que sirve de norma o regla.
  4. Dicho de una cosa: Que, por su naturaleza, forma o magnitud, se ajusta a ciertas normas fijadas de antemano.

Es decir, que lo normal es lo que sigue unas normas sociales que se han puesto con anterioridad. Estas normas pueden estar basadas en un hecho mayoritario o no, ya que son establecidas de manera arbitraria. Aquellxs que hacen las normas, las hacen en base a su propio criterio, por tanto, su forma de ser se establece como la normal. Asimismo, lo normal y las normas están sujetas a una cultura, un momento histórico y una sociedad, por eso ha cambiado a lo largo de los años y por eso está en continuo cambio actualmente.

Éstas pueden ser útiles para establecer un orden, para organizar nuestra cabeza en base al mundo que tenemos alrededor y simplificar cosas. Pero también pueden dejar fuera a otra gran parte de la sociedad, que dentro de su diversidad individual, no encajan en esa norma. Además, sirven para justificar opresiones, discriminaciones y todo tipo de conductas de miedo hacia lo diverso (machismo, LGTBIQA+fóbias, xenofobia, aporofobia, racismo…)

Lo normal es que a las mujeres le gusten los hombres y a los hombres las mujeres.

Lo normal es que los hombres estén en los puestos altos de los gobiernos y de las grandes empresas.

Lo normal es ser cis.

Lo normal es pagar una hipoteca cuando tienes más de 30.

Lo normal es casarse.

Lo normal es tener hijxs.

Lo normal es ir a la universidad.

Lo normal es ser blancx y no racializadx. O si no lo eres, quedarte en tu país de nacimiento.

Lo normal es no tener ninguna diversidad funcional.

Lo normal es que las mujeres puedan llorar en público pero los hombres no.

Lo normal es tener un padre y una madre.

Lo normal es trabajar para una gran empresa.

Lo normal es querer más y más dinero.

Lo normal es que las mujeres se ocupen, en exclusiva, de los cuidados.

Lo normal es que los niños vayan de azul y las niñas de rosa.

Lo normal es estar siempre bien y alegre.

Lo normal es no tener problemas.

VAMOS, ¡LO NORMAL!

También veo en terapia un conjunto de actitudes, pensamientos o sentires que no están recogidos en la norma. En ser normal. Sin embargo, por eso no son menos válidos. Por un lado, porque si tú te sientes diferente a la norma y esto no implica una falta de libertad para los demás ¿qué problema hay? Por otro, es bastante común sentirse no normal, es decir, que esa normalidad es ficticia, es solo un concepto, y es tan tan tan tan restrictiva, tan limitante, que deja a muchísima gente fuera. La diversidad aporta muchísimo más que tener a mil clones haciendo, diciendo y sintiendo lo mismo.

La norma invisibiliza otras realidades. La norma es una mierda. Ser normal no tiene porque ser nuestro objetivo, te puedes pasar toda tu vida comportándote normal y pretendiendo que eres normal para buscar la aceptación. Fingiendo normalidad. Apartando y negando una parte de ti mismx. ¿Para qué? ¿Para qué buscar la aceptación a través una norma que genera un dolor interno? ¿Para qué buscar una normalidad que te oprime simplemente porque hay gente que ha decidido que eso es lo “normal”?

No sé por qué tanta gente tiene miedo a lo que no encaja en sus normas, cuando seguramente ellxs mismxs se han sentido no-normales en alguna situación. En la diversidad está la gracia, la chicha del asunto. Comprender que hay más realidades de las que nos hacen ver, aprender de otras visiones, de otras experiencias distintas a las nuestras y valorar lo otro.

Hablar de lo que hay más allá de la norma, no es atacar a las personas que sí consideran que encajan en la norma. Para nada. Es simplemente abrir el espectro y nuestro mundo para que cada uno se pueda sentir libre. La libertad de salirse de la norma cuándo y cómo lo necesite, sin que la sociedad lo persiga y reduciendo un posible malestar interno.

Así que tranquilos, todos nos hemos sentido no normales, y eso no es malo. Buscar la diferencia, hablar de diversidad, de otras visiones y luchar por ello solo pretende abrir la sociedad a una mayor tolerancia. Disminuir el rechazo y el dolor que genera estar fuera de la norma. Es una lucha que no ataca a la individualidad, que no pretende cambiar a las personas que encajan en la norma, sino ampliar. Hacer posible que las elecciones personales sean más libres sin cuestionarlas.

Como dice Jara Pérez López en su libro La locura como super poder:

Normal es solo un programa de la lavadora.

#YoTampocoSoyNormal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *