(Auto)Cuidados frente al COVID-19

(Auto)Cuidados frente al COVID-19

Estamos en cuarentena. Cuarentena por el coronavirus. Hemos pasado de verlo como algo lejano, hacer bromas y una primera fase de no creérnoslo y hacer nada; a un declarado estado de alarma en todo España, arrasar con supermercados, entrar en pánico y extremar precauciones de contagio. Se han cerrado centros educativos, bares y terrazas, cancelado eventos o tomado medidas de teletrabajo.

Podemos hacer muchísimas lecturas de esta situación. Nos permite un tiempo para parar, reflexionar, descansar, momento de introspección, desintoxicación del aire, desarrollar la creatividad, estar más cerca de los nuestros... Pero las preocupaciones, el miedo y la intranquilidad vienen de la mano.

No sabemos qué va a pasar, ni a nivel económico, ni a nivel sanitario, ni a nivel social. En los dos días me han cancelado actividades de cierre de curso. Les autónomos ven peligrar su economía. Hay personas mayores, dependientes o con patologías de riesgo a nuestro alrededor. Vienen a nuestra mente pensamientos catastrofistas, que nos ahogan. Llega un bombardeo continuo del tema, el monotema. En los grupos de whatsapp solo se habla de esto, memes, cifras alarmantes, noticias y bulos. Todo esto nos absorbe generando ansiedad, malestar, tristeza, miedo, pánico...

Hay un miedo funcional, el miedo es lo que nos hace preocuparnos por nuestra salud y hace que nos tomemos en serio las medidas declaradas. Si no estuviera este miedo, pasaríamos a ignorar todo y seguir con una vida normal sin tener en cuenta el impacto de nuestros actos. Sin embargo, cuando este miedo pasa el límite, llega el pánico, pensamos individualmente y sin empatía, entramos en colapso de la sociedad y del sistema sanitario. Esta histeria ha provocado que sea casi imposible encontrar papel higiénico o que les sanitarios estén al límite de existencias de mascarillas. Pánico, ansiedad, desinformación, egoísmo, intranquilidad, falta de empatía y control.

Se ha instaurado el #yomequedoencasa como medida para protegernos entre todes, como sociedad, y para favorecer el desempeño del equipo sanitario que están trabajando sin descanso (literalmente), y el de los servicios de alimentación, farmacias y otros servicios mínimos que permanecen abiertos.

Tenemos tiempo y nos sobran preocupaciones y agobios ¿qué podemos hacer? Es tiempo de (auto)cuidados y de preocuparnos, no solo por la salud física, sino también por el bienestar psicológico. El encierro, el pánico y un futuro incierto afectan directamente a nuestra salud mental.

Os dejo aquí algunos consejos:

  • Desahógate, grita, llora, habla, escribe… lo que necesites para expresar tus sentimientos, como te encuentras y cómo estás viviendo todo esto. Sácalo. Airéalo. Y eso ayudará a que disminuya. Negarlo y guardártelo bien dentro no va a reducir el malestar, simplemente es esconderlo debajo de la alfombra. Es normal que te sientas preocupade, es normal que tengas miedo o pánico. Seguramente, después de expresarlo y de compartirlo, te sientas un poquito mejor, con menos peso y más descansado.
  • Respira, medita, busca ejercicios de relajación. Todo esto aliviará la ansiedad, aprender a controlar esa presión en el pecho, ese malestar cada vez que piensas en lo que puede pasar. Respira. Lento. Y deja que esa presión se deshaga un poco.
  • No dejes ir a tus pensamientos. Es fácil entrar en un bucle de pensamientos catastrofistas sobre lo que puede pasar en un futuro, y estos pensamientos pueden llegar a controlarnos y llevarnos a una situación de ataque de pánico, ansiedad o tristeza profunda. Trae tus pensamientos al ahora. No sabemos que va a pasar mañana, no sabemos qué va a pasar cuando se acabe la cuarentena. Solo sabemos que hoy por hoy, estamos haciendo todo lo posible para que está situación permanezca bajo control: no exponiéndote a riegos innecesarios, sabiendo cual es el protocolo de higiene, controlando la situación en el día a día. La situación es esta y de momento no la podemos cambiar.
  • Deporte en casa. De normal hay muchísimos vídeos con ejercicios de todo tipo, además se están moviendo muchas actividades online. Busca la que más te motive para sentirte activx y estar entretenidx.
  • Prepárate la lista de todo lo que puedes hacer en casa. Quizás tenga una pila de libros en pendientes (como yo), o manualidades, o películas y series, o apuntes que pasar a limpio, o probar recetas… Os dejo la cuenta @yoencasita que da muchísimas ideas. Ponte al día con todas esas cosas que tienes en pendiente.
  • Haz cosas fuera del coronavirus. En esa lista, apunta cosas fuera del monotema. Lo que te hagan desconectar, pensar en otras cosas. Está bien pensar en otras cosas y dejar que el coronavirus controle nuestra mente.
  • Desconecta de redes sociales, grupos de whatsapp o noticias. Estar informado es positivo para saber que está pasando, como avanza el tema y que hacer; pero también nos llegan bulos y nuestra cabeza es incapaz de desconectar y de relajarse, permaneciendo en continua alerta y preocupación.
  • Conéctate con los tuyos cerca y lejos. Si estas de encierro en casa, es el momento para retomar actividades de la casa, por ejemplo, fomentar la corresponsabilidad del hogar; o hacer cosas con los más peques o la pareja. Si estás lejos: videollamadas, Skype o cafés/cervezas online puede ayudarte a sentirte conectado.

Espero que esto pueda ayudar a sentirte algo mejor y a cuidarte y cuidar a otrxs. Estamos juntes en esto, como sociedad, y solo saldremos de la mejor forma posible si seguimos unides.

PD: gracias a todes los que están trabajando sin descanso estos días: personal sanitario, personal de limpieza, trabajadores de supermercados y tiendas de alimentación, servicios mínimos... MUCHAS GRACIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *