Mes: octubre 2019

Lo N-O-R-M-A-L es…

Lo N-O-R-M-A-L es…

Muchas veces he oído en terapia eso de "yo lo único que quiero es ser normal". NO-RRR-MALL. Pronunciando la R con fuerza. Pero ¿qué es ser normal?

Precisamente de esa preocupación y de ese sentimiento de querer seguir la norma es de donde derivan muchos malestares emocionales y sociales. Encajar en una definición, seguir a la mayoría, hacer lo que se presupone que tenemos que hacer, marcar cierta diferencia por ser original, pero no demasiado… En definitiva, no ser marcados como un bicho raro o una excepción. Y cuando nuestro "yo real" no está dentro de ese "yo normativo" por cualquier razón, se produce una penalización (al menos por parte de la sociedad) que nos recuerda que estás fuera. FUERA. Fuera del grupo, fuera de la sociedad, fuera de tus iguales. Fuera porque hay algo mal en ti. Lo cual repercute en la autoestima, en el sentido de pertenencia y en el yo en sí mismo.

Según la RAE normal significa:

  1. Dicho de una cosa: Que se halla en su estado natural.
  2. Habitual u ordinario.
  3. Que sirve de norma o regla.
  4. Dicho de una cosa: Que, por su naturaleza, forma o magnitud, se ajusta a ciertas normas fijadas de antemano.

Es decir, que lo normal es lo que sigue unas normas sociales que se han puesto con anterioridad. Estas normas pueden estar basadas en un hecho mayoritario o no, ya que son establecidas de manera arbitraria. Aquellxs que hacen las normas, las hacen en base a su propio criterio, por tanto, su forma de ser se establece como la normal. Asimismo, lo normal y las normas están sujetas a una cultura, un momento histórico y una sociedad, por eso ha cambiado a lo largo de los años y por eso está en continuo cambio actualmente.

Éstas pueden ser útiles para establecer un orden, para organizar nuestra cabeza en base al mundo que tenemos alrededor y simplificar cosas. Pero también pueden dejar fuera a otra gran parte de la sociedad, que dentro de su diversidad individual, no encajan en esa norma. Además, sirven para justificar opresiones, discriminaciones y todo tipo de conductas de miedo hacia lo diverso (machismo, LGTBIQA+fóbias, xenofobia, aporofobia, racismo…)

Lo normal es que a las mujeres le gusten los hombres y a los hombres las mujeres.

Lo normal es que los hombres estén en los puestos altos de los gobiernos y de las grandes empresas.

Lo normal es ser cis.

Lo normal es pagar una hipoteca cuando tienes más de 30.

Lo normal es casarse.

Lo normal es tener hijxs.

Lo normal es ir a la universidad.

Lo normal es ser blancx y no racializadx. O si no lo eres, quedarte en tu país de nacimiento.

Lo normal es no tener ninguna diversidad funcional.

Lo normal es que las mujeres puedan llorar en público pero los hombres no.

Lo normal es tener un padre y una madre.

Lo normal es trabajar para una gran empresa.

Lo normal es querer más y más dinero.

Lo normal es que las mujeres se ocupen, en exclusiva, de los cuidados.

Lo normal es que los niños vayan de azul y las niñas de rosa.

Lo normal es estar siempre bien y alegre.

Lo normal es no tener problemas.

VAMOS, ¡LO NORMAL!

También veo en terapia un conjunto de actitudes, pensamientos o sentires que no están recogidos en la norma. En ser normal. Sin embargo, por eso no son menos válidos. Por un lado, porque si tú te sientes diferente a la norma y esto no implica una falta de libertad para los demás ¿qué problema hay? Por otro, es bastante común sentirse no normal, es decir, que esa normalidad es ficticia, es solo un concepto, y es tan tan tan tan restrictiva, tan limitante, que deja a muchísima gente fuera. La diversidad aporta muchísimo más que tener a mil clones haciendo, diciendo y sintiendo lo mismo.

La norma invisibiliza otras realidades. La norma es una mierda. Ser normal no tiene porque ser nuestro objetivo, te puedes pasar toda tu vida comportándote normal y pretendiendo que eres normal para buscar la aceptación. Fingiendo normalidad. Apartando y negando una parte de ti mismx. ¿Para qué? ¿Para qué buscar la aceptación a través una norma que genera un dolor interno? ¿Para qué buscar una normalidad que te oprime simplemente porque hay gente que ha decidido que eso es lo “normal”?

No sé por qué tanta gente tiene miedo a lo que no encaja en sus normas, cuando seguramente ellxs mismxs se han sentido no-normales en alguna situación. En la diversidad está la gracia, la chicha del asunto. Comprender que hay más realidades de las que nos hacen ver, aprender de otras visiones, de otras experiencias distintas a las nuestras y valorar lo otro.

Hablar de lo que hay más allá de la norma, no es atacar a las personas que sí consideran que encajan en la norma. Para nada. Es simplemente abrir el espectro y nuestro mundo para que cada uno se pueda sentir libre. La libertad de salirse de la norma cuándo y cómo lo necesite, sin que la sociedad lo persiga y reduciendo un posible malestar interno.

Así que tranquilos, todos nos hemos sentido no normales, y eso no es malo. Buscar la diferencia, hablar de diversidad, de otras visiones y luchar por ello solo pretende abrir la sociedad a una mayor tolerancia. Disminuir el rechazo y el dolor que genera estar fuera de la norma. Es una lucha que no ataca a la individualidad, que no pretende cambiar a las personas que encajan en la norma, sino ampliar. Hacer posible que las elecciones personales sean más libres sin cuestionarlas.

Como dice Jara Pérez López en su libro La locura como super poder:

Normal es solo un programa de la lavadora.

#YoTampocoSoyNormal

Unbelievable – Creedme

Unbelievable – Creedme

Siempre he sido muy de series, antes veía de todo pero ahora soy más selectiva. Lo mejor del momento actual es que hay un boom de series muy potentes que venden otros modelos, que rompen estereotipos, que muestran personajes diversos, que ponen en el centro a mujeres. Series hechas por mujeres, dirigidas por mujeres, escritas por mujeres y que retratan mujeres complejas y variadas, más allá de los estereotipos y roles tradicionales, más allá de la imagen que siempre se ha vendido de la feminidad.

Series como Big Little Lies, Euphoria, El Cuento de la Criada, Sex Education, Insecure, Las Chicas del Cable, y por supuesto la nueva revolución y mini serie de Netflix: UNBELIEVABLE, la cual no te puedes perder.

Durante los 8 capítulos se comparan varios casos de violencia sexual hacia mujeres. Por un lado, tenemos la historia de la protagonista, Marie (Kaitlyn Dever), una chica adolescente bajo la tutela del sistema institucional de menores que denuncia una violación. Por otro lado, entran en escena dos inspectoras de policía, Karen Duvall (Merritt Wever) y Grace Rasmussen (Toni Collette), las cuales solapan sus investigaciones sobre violencia sexual al darse cuenta de que persiguen al mismo agresor.

La trama gira en torno a como Marie vive el proceso de la denuncia, como se investiga y se gestiona desde la policía, como lo enfrenta la sociedad y sus personas de referencia y apoyo, pero, sobre todo, pone atención a la gestión emocional. Mediante la comparación de su caso con los que llevan Karen y Grace, el espectador es capaz de ver dos formas muy distintas de atención a la víctima por parte de los profesionales.

La angustia de Marie se traslada al espectador a través de la pantalla. Mediante su dolor y confusión, la serie denuncia las re-victimizaciones a las que se ven expuestas las víctimas. La reflexión va más allá de focalizar la atención en la violación en sí y en las imágenes morbosas y brutales a las que estamos bastante acostumbradxs a ver.

La joven se ve obligada a relatar el evento traumático una y otra y otra vez: a su última madre de acogida, al primer policía, a los profesionales del centro donde vive, al segundo policía, al jefe de policía, a la médico, a la segunda madre de acogida, a los compañeros... Una y otra y otra vez. Se le exige que lo relate por protocolo, por rellenar el expediente, por curiosidad, por morbo. Sin ningún tipo de atención emocional durante este proceso.

Las investigaciones entorno al sufrimiento de eventos traumáticos y sobre el Trastorno por Estrés Post Traumático (TEPT) han demostrado que las víctimas suelen sufrir una re-experimentación de la situación traumática cada vez que cuentan dicho evento. Estos flashbacks pueden ser tan potentes, que la persona no es capaz de identificarlos como un pensamiento o como un recuerdo, sino que realmente lo vuelve a vivir y a sentir en el cuerpo, como si estuvieran allí mismo de nuevo. Por esto es importante evitar que la persona tenga que contarlo innecesariamente y revivir el trauma.

A Marie se le cuestiona por ser joven, por ser mujer, por ser “problemática”, por estar en el sistema público de acogida al menor, por denunciar una violación. Los demás desconfían tanto que ella empieza a dudar de sí misma, de si lo ha soñado, de si no fue real. Los policías, el sistema y la sociedad le dan la espalda y ella se encuentra, una vez más, desamparada, sin apoyo, sin protección. Vulnerada.

La protagonista cae en contradicciones en la construcción del relato, lo cual puede ser explicado por las estrategias mentales de auto-protección que entran en juego en una situación traumática. La víctima puede bloquear determinada información, permanecer en estado de shock o disociación como estrategias de supervivencia, las cuales afectan a la memoria y al relato en sí mismo. En la serie se hace patente como estos profesionales no están formados o sensibilizados con estas características.

Por otro lado, también se cuestiona la reacción de Marie. Algunas consideran que no es "la reacción esperada" de una niña violada según sus propios estereotipos y en base a eso invalidan totalmente su proceso. Sin embargo, no hay una sola posible reacción ante un evento traumático, de hecho puede haber varias: defensa, huida y paralización. Las tres son igual de válidas. Estas son activadas por el cerebro reptiliano, parte focalizada en la supervivencia. El problema es que socialmente solo se validan las dos primeras reacciones. Cuando una víctima se queda paralizada, en estado de shock, no se defiende o no intenta huir se cuestiona la veracidad del evento.

De forma paralela, frente a la angustia que nos genera la historia de Marie, la serie aporta algo de luz y de alivio cuando vemos la empatía, la profesionalidad, la atención emocional, la sororidad y la formación en género que muestran las inspectoras Karen y Grace durante sus investigaciones.

Por ejemplo, Karen ofrece un espacio lo más seguro posible para que la víctima explique lo sucedido, no la cuestiona, le dice que no tiene que dar explicaciones sobre su reacción, no la fuerza a llamar a familiares o amigos, la acompaña al médico y le explica en que va a consistir el examen médico. Se queda en manos de una médico y una psicóloga especializadas. Se le explican todos los pasos y le piden permiso para tocarla, para tocar partes de su cuerpo que hacía unas horas habían sido violentadas e invadidas.

Estas dos policías, tanto Karen como Grace, que son dos profesionales con todas las letras y en mayúsculas; acompañan a las víctimas, velan porque no sean re-victimizadas, se preocupan por ellas, atienden a sus necesidades, no las cuestionan… Pero su profesionalidad va más allá -sin hacer spoilers-, ellas se involucran en los casos, buscan conexiones, denuncian las diferentes violencias de las cuales son víctimas las mujeres, visibilizan las negligencias del propio sistema policial y de sus compañeros, no se rinden, no se dejan influir por prejuicios y estereotipos.

Demuestran también un trabajo conjunto basado en la sororidad, en el apoyo entre mujeres, en el respeto de las ideas de las demás. Una forma de trabajo feminista, en definitiva.

¿Por qué recomiendo esta serie? Es una serie dura, complicada y donde se expone la vulnerabilidad y el dolor que sufren muchas mujeres, pero necesaria. Esta serie, que retrata una historia basada en hechos reales, pone sobre la mesa que los procesos por los que pasan las víctimas pueden ser diferentes. Cada mujer puede reaccionar de una forma distinta y si esa forma de actuar no encaja con lo que tú crees que debería de ser, desde tus propias creencias, no la invalida, ni lo convierte en una mentira y ni hace su historia menos real.

La serie promueve la empatía y remueve al espectador como individuo activo dentro de la sociedad y de la cultura de la violación. Apela a nuestro papel individual dentro del juicio social que se ejerce hacia una víctima de violación, desde las redes sociales y medios de comunicación, así como desde los entornos cercanos y de apoyo social de las víctimas.

Además denuncia la poca formación y sensibilidad que a veces posee el cuerpo de policía o de medicina en cuanto a los casos de violación. No solo muestra las actuaciones negligentes, sino que retrata una buena actuación para crear un referente de prácticas profesionales. Asimismo, reclama que todos los profesionales implicados en un caso de violación deben poseer una formación específica desde la perspectiva de género, para no caer en los prejuicios y estereotipos de la sociedad.

Por último, se manda un mensaje de resilencia, sororidad y superviviencia. A pesar de retratar el dolor de las diferentes mujeres que han sufrido una violación, también muestra como se apoyan entre ellas, como generan recursos de superación y como afrontan una nueva vida después del suceso. No se quedan en mostrarnos víctimas, sino que nos retratan supervivientes de la violencia sexual machista.

Para mí, la imagen más potentes de toda la serie, es la escena final. Pero no voy a decir nada más sobre eso, tendrás que verla para disfrutarla y saber a que me refiero.

Viajar, instagram y ver más allá del mural – Monumental Callao

Viajar, instagram y ver más allá del mural – Monumental Callao

No soy de entrar a criticar a influencers, ni a cosas que se retratan en una sola imagen o tweet porque muchas veces hay mucha más información o hay una idea más desarrollada detrás que no cabe en una sola imagen o en 280 caracteres. Sin embargo, hay unas fotos que ha posteado @gotzonmantuliz que me han removido bastante como para escribir.

Su instagram es: Noa (su perra), activismo por la naturaleza, deporte y viajes. Lo que me gusta de él, aparte de que hace fotos muy bonitas de sus viajes y con la perra, es que parece mandar un mensaje más allá del postureo. Especialmente en cuanto a conciencia medio-ambiental, aprovechando sus viajes para visibilizar los estragos de la contaminación y del turismo no responsable, y también promover el respeto hacia los animales.

Hace unos días anunció que se iba a Perú de viaje (junto con otros instagramers a lo que no sigo ni voy a entrar en eso). Perú, ese país con el que yo siento tanta conexión emocional. Y yo estaba expectante para ver a través de sus ojos, que retratan tan bonito el mundo, lo que nos enseñaba de Perú.

Sus primeras insta-stories han sido en la isla de San Lorenzo, frente a La Punta de Callao. Y yo pensé “qué realidad más distinta muestra él de la que yo vi”. Mientras enseña cómo se baña con leones marinos y ve pelícanos, recuerdo que en esa playa, en esas costas he visto a menores drogarse y buscar en la basura, he escuchado "balaseras". Los Barracones, el lugar donde se organizan las mafias y el narcotráfico de todo el país. Está claro que es una realidad diferente. No pasa nada. Él ha ido a viajar y a disfrutar, y cuando lo hacemos no siempre palpamos la realidad del país o la ciudad. No pasa nada, es entendible. Yo también lo he hecho.

Pero lo que me removió de verdad es cuando retrató Monumental Callao, una iniciativa artística llevada a cabo en la zona límite entre La Punta, zona segura, y el Callao, concretamente los Barracones o zona Sur; la zona más peligrosa de todo el Perú. Dicha iniciativa, ya promovida en muchos otros lugares para sitios donde se combina la criminalidad, la pobreza y la violencia, tiene como objetivo conseguir un cambio social a través de lo artístico (ojo a la gentrificación, que eso también tiene para debatir). Hacerlo más bonito, promover iniciativas culturales, darle vida, llamar a la población a visitarla, etc. De hecho, ha subido unas fotos hermosas de los murales bajo el mensaje de “Un barrio que está emergiendo a través del Street Art” y como cierre: “Visita obligatoria”.

       

      

Yo recuerdo pasear por ahí con cierto miedo, con la precaución de vivir en Callao y saber cuál es la situación del barrio (de hecho cerca de ahí me intentaron agredir). Ir por calles perdiendo el rumbo embobados con los graffitis y que la gente de la zona te aconsejara que no sacaras la cámara o que fueras por otras calles. Porque sí, Monumental Callao es esto:

Fotos por Germix

Pero también es esto, todo lo que él reduce a un simple "está emergiendo":

Como he dicho al principio, no quiero poner el foco en él, porque quiero pensar que tiene un análisis más allá de las fotos que ha colgado. Ni quiero hacer un linchamiento como ha pasado con otrxs influencers. Lo que me ha hecho escribir este post es que si estás hablando de que se está recuperando un barrio a través de ésta súper iniciativa llamada Monumental Callao, no estaría mal hablar de cuál es esa situación social y cuál es esa realidad que pretenden mejorar. Porque es muy muy dura. Lo sé porque me lo han contado y siguen contando la gente de allí, lo sé porque he vivido y trabajado ahí. Y me niego a pensar que no la ha visto estando a dos calles de ahí.

Aquí es donde traigo la reflexión, para mí la primera, porque yo también lo he hecho cuando he viajado. Y me refiero a ir más allá. El no quedarnos solo en la foto, en lo bonito, en los colores, sino en conocer las culturas, conocer a las personas, conocer de verdad los sitios que vemos y su historia.

Una reflexión sobre cómo viajamos. Seguramente, después de ver estas insta-stories, ¿a quién no le apetecería visitarlo también? Y más con él “visita obligatoria” - recomendado por un influencer. Y después de esto, posiblemente vaya gente y vea el museo, y vea las actividades que ahí se hacen y los murales y les encanten. Y se queden con eso, con esa imagen, sin saber por qué se ha promovido esa iniciativa, porque el Callao necesita que se invierta en su realidad social. Y pasarán de La Punta a Miraflores sin ver más allá, siendo una etapa más del camino del viaje turístico a Perú.

Nos quedamos en la superficie y desde luego eso significa Instagram y los influencers muchas veces. Pero estas redes sociales también son denuncia, también son visibilización, también es remover. También hay personas que utilizan ese altavoz que se les ha dado para hablar. Pues bueno, usémoslo.